El sofá es el centro de cualquier sala de estar, el elemento esencial del mobiliario alrededor de la cual se crea toda la decoración. Es por eso que tiene que integrarse perfectamente en el espacio donde se encuentre. Principalmente, el color es muy importante, depende del que elijas para el sofá puede encajar con el resto de la decoración en líneas generales o puede conjuntar con ciertos elementos clave. También puede ser la pieza del mobiliario que se destaca sin tener que coincidir con nada. Pero echemos un vistazo a algunos ejemplos para que quede más claro cómo conseguir que el sofá encaje con la decoración.

Consejos para conseguir que el sofá encaje con la decoración

Sofá en decoración de colores cálidos

colores cálidos

En este caso, por ejemplo, el sofá combina con el suelo y los muebles de la cocina. El cuero tiene una textura muy similar a la de la madera. Al elegir este tono beige, permite que el sofá se adapte perfectamente a la decoración. Además, observa que las almohadas decorativas en el sofá combinan con los muebles también, más exactamente con las sillas y la mesa de café.

Sofá con decoración de colores pasteles

colores pastel

Aquí tenemos otro ejemplo de cómo conseguir que el sofá encaje con la decoración. Este tono pálido de verde pastel, casi blanco, combina perfectamente con el resto de la decoración, las paredes son de color beige y toda la sala de estar está decorada con elementos transparentes y brillantes.

color de sofá que resalte

Si deseas que el sofá destaque del resto de la decoración del salón, puedes elegir un color que sea complementario a los tonos que resaltan en el espacio. Por ejemplo, aquí tenemos un sofá verde. Tiene dos lámparas rojas que a los lados y un cuando de color rojo de fondo colocado justo encima del sillón.

color gris

El sofá en sí puede integrarse siempre que tenga accesorios que lo hagan destacar. Una estrategia muy simple para conseguir que el sofá encaje con la decoración, es elegir un sofá en un color que sea similar al de las paredes o el color principal utilizado en la habitación y decorarlo con almohadas decorativas en un color llamativo y vibrante. En este caso, el gris y el naranja son dos colores que conjuntan perfectamente.

sofá azul

Si decides optar por un sofá más colorido, entonces es recomendable combinarlo con algo de coherencia. Este hermoso sofá turquesa combina con las persianas, aunque el sofá es más llamativo. Los cojines decorativos cuentan con una gama de colores que incluyen azul, púrpura y diferentes tonos de turquesa.

sofá oscuro

Un sofá también puede resaltar incluso si tiene un color muy simple. Para asegurarte de conseguir que el sofá encaje con la decoración, debes colocarlo en un fondo que contraste. En este caso, por ejemplo, estos dos sofás grises se tienen debajo una alfombra blanca para que se destaquen sin tener un color intenso.

sofá verde

Una buena idea para los salones que tienen bonitas vistas es tratar de traer algo de la naturaleza al interior utilizando colores que coincidan con los que se ven a través de las ventanas. Por ejemplo, aquí tenemos una habitación familiar decorada con tonos de verde y azul, colores que también definen el exterior.