¿Estás pensando en comprar un buen sofá? Por qué no comprar el mejor sofá siguiendo algunos consejos. Eso sí, el acierto está en los detalles, por lo que atento a estos consejos para que puedas elegir el mejor sofá según tu estancia. Sin embargo, antes de decidirte por comprar un sofá, piensa en tu propio estilo personal y en el de la estancia donde quieres instalarlo y conseguir la mejor combinación teniendo en cuenta estos dos factores. También debes considerar el tamaño y la escala del propio sofá, nunca te olvides de medirlo. La selección de telas y colores también importa mucho, además de seleccionar el color, la textura y el patrón correcto. Desde Komodissimo, tu tienda de sofás en Ávila, queremos darte algunos consejos interesantes.

Consejos para elegir el mejor sofá según tu estancia

Diferentes tipos de sofás

Al igual que con cualquier mueble, los sofás vienen en diferentes formas y estilos para adaptarse a tus preferencias, pero, ¿cuál es la combinación adecuada para tu estancia? Aquí, puedes hacerte una idea del tamaño de los diferentes tipos de sofás, así como observar los tipos de combinaciones que funcionan bien en cada una de las salas.

Sofá de dos plazas

Sofá de dos plazas

Una opción popular para propiedades más pequeñas, o como parte de una habitación o dormitorio más grande, los sofás de dos plazas son ideales para proporcionar el mismo nivel de comodidad que un sofá más grande en una escala más pequeña.

Sofá de tres plazas

Sofá de tres plazas

La mayoría de los sofás de tres plazas suelen utilizar dos cojines de base grande y un respaldo acolchado y, como es de esperar, ofrecen suficiente espacio para tres adultos, aunque descubrirás que algunos tienen espacios más generosos que otros. Son perfectos para espacios y salones grandes.

Sofá de cuatro plazas

Sofá de cuatro plazas

Para las familias más grandes o para aquellos que simplemente quieren un espacio más grande donde relajarse, un sofá de cuatro plazas es perfecto ya que puede ofrecer tanto espacio como comodidad a cuatro personas.

Este tipo de sofás puede variar ampliamente. Algunos pueden usar muchos cojines, ofreciendo un acolchado individual a cada asiento, mientras que otros estilos cuentan con mecanismos reclinables, un asiento acolchado que se extiende a lo largo del sofá y varios reposabrazos. Todos estos factores afectan también el tamaño de un sofá de cuatro plazas, por lo que incluso las mediciones aproximadas tienden a fluctuar de un fabricante a otro.

Sofá esquinero

Sofá esquinero

Los sofás esquineros son perfectos si la habitación que buscas amueblar tiene un espacio que te gustaría dividir en diferentes ambientes o si la habitación tiene dos paredes en blanco que deseas aprovechar al máximo. En resumen, este tipo de sofás pueden aprovechar al máximo un espacio más pequeño, o realzar y dividir espacios más grandes.

Sillón

Sillón

Cuando quieres elegir el mejor sofá según tu estancia, debes tener en cuenta que también puedes comprar sillones. Este mobiliario puede ser simplemente un asiento adicional en el mismo estilo del resto del espacio donde lo instales, o puede colocarse en una habitación para complementar o contrastar con estilo con las otras piezas de muebles, o incluso con el estilo de la habitación en general.

Para sentarse solo a una persona, un sillón puede ser estático o implementar un mecanismo que lo convierta en reclinable, generalmente elevando los pies y bajando suavemente la parte superior del cuerpo para proporcionar una posición cómoda entre estar sentado y acostado.

Profundidad del asiento

A la hora de elegir el mejor sofá según tu estancia, es importante determinar la profundidad del asiento. El sofá promedio tiene una profundidad de asiento de al menos 60 cm, lo que le da mucho espacio para maniobrar si tienes piernas largas y te permite acomodarte bien si tu estatura es media. Pero la profundidad de los asientos varía, así que prueba diferentes estilos para asegurarte de obtener un buen respaldo. Cuando se trata de la altura del asiento, la mayoría de los diseños tienen una altura de entre 45 cm y 50 cm. No hay altura correcta o incorrecta, así que analiza este aspecto antes de comprar un sofá para asegurarte de que se adapte a toda la familia. Por último, comprueba el ancho total, excluyendo los reposabrazos, si quieres acomodarte y estirarte sin problemas.